5 pastillas que tomamos con regular frecuencia y afecta silenciosamente el cerebro

Cada vez que tenemos un malestar acudimos a la farmacia y nos automedicamos con pastillas que creemos son inofensivas; sin embargo, atacaría fuertemente nuestro cerebro.

Categoría: 100tifiko - Publicado: 10-12-2017

El tema de consumir pastillas cada vez que sentimos el más mínimo dolor y peor aún, sin seguir una recomendación médica, se ha vuelto tan normal que ya parece pan de cada día. Si tenemos un dolor, tomamos pastillas, si tenemos fiebre, tomamos pastillas, si tenemos una inflamación, tomamos pastillas. Todo tratamos de curarlo con pastilla, ¿pero será eso correcto? No, entre tantas cosas malas, porque afectaría fuertemente el cerebro.

1. Antibióticos

Muchos de los antibióticos que consumimos acaban con todas las bacterias (malas y buenas) de nuestro tracto intestinal, hecho que tiene un impacto directo sobre nuestra función cerebral. Varios antibióticos comunes, especialmente las quinolonas, son capaces de causar confusión extrema, delirio mental, deterioro de la función cognitiva y trastornos psiquiátricos.

2.- Antihistamínicos

Los antihistamínicos y anticolinérgicos sirven para tratar alergias, resfriados, mareos e incluso problemas del sueño. Estos alteran la función cerebral inhibiendo la acetilcolina, el neurotransmisor principal para el aprendizaje y la memoria. Entre este tipo de fármacos se encuentran la Difenhidramina, la Hidroxicina, el Clemastine, la desloratadina y el Oxytrol.

3.- Somníferos

Las pastillas para dormir causan la pérdida de memoria debido a que durante su acción merman la actividad cerebral de partes importantes del cerebro responsable del aprendizaje y de la memoria.

4.- Estatinas

Este medicamento se utiliza principalmente para reducir el colesterol. El problema es que también disminuyen los niveles de colesterol en el cerebro, lo que a su vez afecta en su capacidad para funcionar correctamente.

5.- Neurolépticos

Los neurolépticos reprimen los receptores de dopamina del cerebro responsable de transmitir señales en el mismo. Estas pastillas se utilizan en personas que padecen de paranoia, esquizofrenia o trastorno bipolar que hacen que el cerebro se contraiga afectando a la función cerebral en general.

Por: Grecia Sotomayor Araujo

Comentarios: