Estas verdades sobre ‘¡Oye, Arnorld!’ arruinarán tu infancia

Algunas temáticas eran demasiado maduras para que te dieras cuenta

Categoría: Repollo del bueno - Publicado: 19-10-2017

¡Oye, Arnold!” es una de las caricaturas que quizás recuerdes con más cariño, ya que el niño ‘cabeza de balón’ te daba importantes lecciones de vida. Además, por parte de Helga Pataky aprendíamos qué cosas no debíamos hacer cuando tuviéramos un ‘crush’.

Fuera de todo esto, la serie tuvo momentos en los que aparecieron chistes algo subidos de tono. Aunque en su momento no lo notamos, aquí te diremos cuáles fueron para que saques tus propias conclusiones.

1. La mamá de Helga era alcohólica: Por alguna razón, a la mamá de Helga parecía que le faltaba la energía, se dormía en cualquier lugar y era increíblemente distraída. El alcoholismo podría haber sido el gran problema de Miriam Pataky

2. Un cartel muy sugestivo: Durante el concurso de glotones, Arnold está sentado sobre la acera y se ve un cartel que dice “Try my sausage” que se traduciría como “Prueba mi salchicha”. Bastante sugerente.

3. Una extraña escena del día de acción de gracias: Cuando Helga y Arnold están saliendo de la casa del Señor Simmons, se ve a dos de los familiares del maestro en una situación un poco extraña y de connotación adulta. En realidad, estaban cenando y discutiendo, pero parecía algo distinto.

4. El abuelo de Arnold anduvo “con suerte” durante la 2da Guerra Mundial: En el día de los veteranos, Phil contaba su historia de cómo ayudó a ganar la 2da Guerra Mundial. En una secuencia, él cuenta que durmió en un granero y una bella señorita se le acercó a mitad de la noche. Es bastante obvio lo que ocurrió.

Por: Jaime Eaerle Córdova

Comentarios: