Estas son las casas de los futbolistas antes y después de la fama

Ahora la moda sería ser futbolista...

Al igual que muchos otros grandes atletas, los futbolistas tienen la suficiente riqueza para vivir de la mejor manera posible. De hecho, sólo hay que mirar el tamaño de sus hogares actuales para hacerse una idea. Sin embargo, la mayoría de los futbolistas actuales más famosos crecieron en barrios muy humildes de sus ciudades natales y en algunos casos llegando incluso a la extrema pobreza. Es por eso que en esta nota quiero hacer mención sobre el contraste de las viviendas en las que crecieron, y las casas que poseen hoy en día.

Cabe destacar que, a diferencia de lo que muchos creen, estos deportistas de alto rendimiento y de la más alta élite, son también personas muy altruistas, pues a menudo se les puede ver visitando a sus admiradores en hospitales o donando grandes cantidades de dinero para fundaciones de apoyo a diversas causas. Eso sin mencionar que muchos de ellos también tienen sus propias instituciones de beneficencia. Ahora te invito a continuar leyendo sobre sus casas antes y después.

1. Alexis Sánchez.

Ubicada en la calle Orella, en Tocopilla, región de Antofagasta, se encuentra la humilde casa en la que creció Alexis Sánchez. Esta región también es conocido como “tierra de la muerte” o “el rincón del diablo”, y queda a más de 1.500 kilómetros al norte de Santiago de Chile.

El futbolista chileno creció en un barrio lleno de pobreza y delincuencia, pero gracias a su talento, hoy vive muchísimo mejor. En el barrio más exclusivo de Londres, su casa cuenta con muchos lujos, y se estima que su precio ronda los 11 millones de dólares. Sánchez es considerado una de las más grandes joyas del balompié de su país de origen. Desde hace ya varios años ocupa también un lugar importante dentro de la élite del fútbol internacional.


2. Neymar.

Con un salario que puede superar los 30 millones de dólares por temporada, el jugador brasileño Neymar es uno de los deportistas más jóvenes y ricos del planeta, aunque el contraste de su vida es increíble. Neymar creció en un barrio extremadamente pobre y peligroso de Sao Paulo llamado Jardín Gloria, donde la delincuencia es el pan de cada día y donde no es recomendable pasear solo. Ahora, la superestrella cuenta con varias propiedades alrededor del mundo.

Pero, sin duda la de Barcelona, ciudad en donde jugó para el club del mismo nombre y donde el brasileño pasa la mayor parte del tiempo, cuenta con todos los lujos que podemos imaginar. Un cine privado, vistas al mar, y un jardín con una pista de fútbol es lo mínimo que se puede destacar de ella. 


3. Lionel Messi.

Considerado por muchos como el mejor jugador de fútbol del mundo, el argentino originario de Rosario, creció en una casa muy humilde ubicada en los límites de la ciudad, donde comenzó a cultivar esa gran pasión por el fútbol. Sin embargo, si echamos un vistazo a la casa que tiene hoy en día, pueden diferenciarse notablemente de la otra. Valorada en 5 millones de euros, su mansión actual incluye una piscina enorme, un spa, un cine privado y un campo de fútbol sala.

Además, fue él mismo el que quiso diseñar la casa dándole el aspecto de un balón de fútbol. Comparada con su fortuna, que se cree que es de 300 millones, no le supone un gran desembolso.


4. Cristiano Ronaldo.

Originario de Madeira, en Portugal, la infancia de Cristiano fue característica por una severa pobreza, con una casa muy humilde en la que compartía habitación con sus otros tres hermanos. Posteriormente, sus habilidades con el balón lograron sacarle de la pobreza sin ser siquiera mayor de edad, al ser fichado por el Manchester United. Hoy es un ídolo para muchísimas personas, y cuenta con más de 8 casas alrededor del mundo.

La mansión de la que se acaba de mudar recientemente, situada en una zona exclusiva de Madrid, tiene un valor de 7.5 millones de dólares. Estamos seguros de que su nueva residencia en Turín, Italia, debe de ser igual o más lujosa incluso. El jugador portugués es el ídolo máximo de millones alrededor del planeta y él, a su vez, es uno de los jugadores con el alma más altruista de todas. 

}]

5. Zlatan Ibrahimovic.

De un padre bosnio y una madre croata, Ibrahimovic nació en Suecia, y cuando apenas tenía 2 años de edad, sus padres se divorciaron, creciendo en soledad. Sus profesores decían que le gustaba mucho pegarle a sus compañeros, y en su pubertad incluso llegó a robar. Su casa de la infancia no era para nada mala, ya que creció en una residencia bastante decente. Sin embargo, su éxito lo catapultó a lo más alto, siendo considerado el mejor jugador del planeta en su momento.

Ahora posee una espectacular mansión en la ciudad de Manchester, Inglaterra, pero no fue él quien la compró, sino que la está alquilando por 80.000 dólares al mes. Pero, bueno, sabiendo los salarios tan estratosféricos que ha llegado a ganar, el sueco puede pagarse eso y más. .


6. Wayne Rooney.

Este futbolista ha sido siempre bien conocido por no tener reparo en gastar su inmensa fortuna, teniendo siempre unas mansiones realmente impresionantes. Sin embargo, creció en un suburbio de la ciudad de Liverpool, y sus padres no tenían demasiado dinero como para darle todo lo que necesitaban tanto él como sus hermanos. Sin embargo, con sólo nueve años comenzó a demostrar sus grandes destrezas para el fútbol, marcando 72 goles en las categorías inferiores del Liverpool, y 99 en los torneos del colegio.

Eso le marcó un gran futuro, y ahora tiene una mansión en una zona de Cheshire con un valor de 17.83 millones de dólares. Construida en 2004, tiene una gran piscina, un cine privado, estatuas de estilo griego, y calefacción para su césped bajo el suelo. Rooney es la última joya sobreviviente de la última camada de futbolistas de élite británicos. El deportista también era conocido como el eterno niño malo, pero no por en verdad serlo, sino por su apariencia.


7. Didier Drogba.

La familia de Drogba era muy pobre, por lo que sus padres lo enviaron a vivir a Francia con su tío cuando solo tenía 5 años de edad. No obstante, regresó a Costa de Marfil a los 3 años, donde comenzó a jugar al fútbol con sus amigos en un aparcamiento. No fue hasta los 12 años cuando empezó a jugar en las filas inferiores de un equipo de Antony, Francia, llamado Levallois SC, ganándose una gran reputación como futbolista juvenil.

Si bien es cierto que ahora tiene 39 años y juega en un equipo americano, ha sido muy importante para la selección marfileña y para el Chelsea. En 2007 se construyó en su propia parcela de tierra de 800 m2 una mansión por valor de 14.4 millones de dólares. La casa cuenta con siete dormitorios, ocho baños, una sala museo de premios y varias habitaciones más pequeñas para los niños.

Por: Nathalia Ortiz

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: