Este es el perfil psicológico de una persona infiel

Ciertos rasgos de personalidad y características económicas aumentan las posibilidades de traición.

La persona infiel, además de quedar representada habitualmente en formas de arte que se apoyan en el dramatismo (es uno de los personajes favoritos en los anales de la literatura, el cine, la televisión y todas las artes donde el corazón puede llorar sus penas), existe mucho más allá de la ficción y no se limita a algunos casos aislados.

1. Apego ansioso

Los adultos que exhiben este tipo de apego son más sensibles al rechazo y a la ansiedad, presentan deficiencias a la hora de controlar sus impulsos y una insatisfacción constante. Así mismo temen ser rechazados por la pareja sentimental, y es por esta razón que entablan relaciones de manera constante e impulsiva, buscando la aprobación.

2. Apego evitativo

Este tipo de individuos ha aprendido a dar menos importancia a sus expresiones emocionales. Dicho de otro modo, son personas que muestran más frías y tendrán tendencia a mantenerse más distantes, por lo que sus relaciones serán menos profundas, o se les conferirá menor carga emocional. Presentan constantemente conductas esquivas, altos niveles de hostilidad y agresividad, y para ellas ser infiel no tendrá el mismo peso emocional que para el común de las personas. En definitiva, aparecerán altas tasas de interacciones negativas con la pareja.

3. Apego desorganizado

Estas personas no entablan una relación con la suficiente seguridad y convicción, y acostumbran a hacer gala de un comportamiento impredecible y mal organizado. Llegado el caso, no se muestran muy comprensivas, y resultará extremadamente difícil para ellas ser comprendidas por su contraparte. Las características de este tipo de personalidad en cuanto a su relación afectiva contribuirán a que esta tenga poca continuidad.

Por: Grecia Sotomayor Araujo

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: