Carta al hombre que me fue infiel y aún así soy feliz

Esta carta te ayudará a superar la traición por la que te ha tocado vivir.

Sufrir una infidelidad es muy complicado, ya que se pierde el amor y la confianza en la otra persona. A veces el dolor es muy fuerte que logra marcar la vida de muchas mujeres a tal punto de no superarlos.

Si has pasado por este momento, a continuación, te dejamos una carta que esperamos te sea de mucha ayuda en superar ese momento difícil para tu vida:

me fue infiel pero soy feliz

"No tienes idea del daño que me causó tu traición y sin embargo sigo aquí, más fuerte de antes, reconstruyendo mi mundo, reconstruyendo mi felicidad.

Te juro que no entiendo por qué me engañaste, si te di este amor tan grande, te di todo de mí, lo mejor; pero, no te bastó, te fuiste con ella, derrumbaste de un solo golpe nuestro mundo, rompiste las promesas, me fallaste.

Fallaste a la promesa de adorarme, de nunca lastimarte, asumo mi culpa, pues como una tonta creí en ti, me declaro culpable por quererte, por creer en ti, antes que en mí.

El dolor que me causaste terminó por marcar un antes y un después en mí, no pude volver a ser la misma, no pude volver a sonreír de la misma forma, no pude volver a confiar en ti.

Cuando al fin abrí los ojos, dejé de sentirme culpable, creyendo que hubiera podido haber dado más, pero no era cierto, aquí el único culpable fuiste tú, fuiste tú el que traicionó mis buenas intenciones, mi fe en ti, me fallaste, le fallaste a mis besos, a nuestros sueños, a nuestras ilusiones.

Tengo que admitir que por un momento me dejé vencer, me declare sin ánimos para seguir, pero después de tantas lágrimas, me propuse seguir, comenzar de nuevo, seguir en ti.

No, no me pidas perdón, simplemente entendí que el amor no puede ser así, que no debo conformarme con un amor que miente, un amor insensato, un amor que ama a medias, que a veces quiere, y otras tantas no, que a veces ama, que a veces no.

Lamento informarte que ya no me cuesta estar sin ti, que después de todo, me he acostumbrado a andar sola, a pensar primero en mí. Mentiría si te dijera que ya no te amo, pero lo que sí es un hecho es que estoy mejor sin ti...

Es verdad, aún te amo, pero no tanto como el amo que guardo para mí. Espero que nuestra historia te sirva de experiencia, que la próxima vez que encuentres el amor, valores la confianza, valores la entrega, espero por bien de ella, a la que sigue de mí, que nunca le falles, espero que la ames más, que la ames mejor que a mí".

Por: Daniela Odar

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 27-03-2019

Comentarios: