Origen y significado del 31 de diciembre, víspera del Año Nuevo

Descubre el verdadero origen del Año Nuevo

origen del año nuevo romano

Desde los inicios del Imperio Romano, enero estaba dedicado al dios Janus, que mira delante y detrás: al año que se va y al principio del que viene, por eso le representaban con dos rostros, uno barbudo y viejo y el otro jovencito. Los romanos invitaban a comer a los amigos y se intercambiaban miel con dátiles e higos para que pasase el sabor de las cosas y que el año que empezase fuese dulce. Esta vieja costumbre romana fue poco a poco entrando en Europa, donde con la misma finalidad venturosa comenzaron a ofrecerse lentejas, de las que se dice que propician la prosperidad económica del año que empieza.

Desde los tiempos míticos se tiene la creencia de que cada año nuevo se reclama una reparación, una renovación y una reafirmación periódicas. Simbólicamente, el mundo comienza cada año: Estables, llenos de salud, santificados, tal como era en el comienzo de los tiempos. En ocasión de la fiesta del año nuevo, se reitera el paso del caos al cosmos, se repite en el presente la cosmogonía.

Se trata de una costumbre análoga con la de 'fijación de las suertes' del nuevo año babilónico, que se transmite hasta nuestro tiempo en las ceremonias del Día del Año. Cada año nuevo se "repite siempre el acto cosmogónico por lo que los 'doce días' como una prefiguración de los doce meses del año.

Yonatan Beltrán / NetJoven

Por: Yonatan Beltran

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 10-05-2019

Comentarios: