Los 5 casos de estigmas religiosos más intrigantes de la historia

Fueron adorados y considerados sant@s

Para muchos, los casos de estigmas son historias intrigantes y sobre todo sorprendentes. Algunos la consideran poco creíble, mientras que a otros son las representaciones reales de la existencia de un ser supremo que se muestra a través de estas personas. Esto es digno de la película de terror estadounidense llamada Estigma, aunque en este caso es mucho más real.

Estos son los 5 casos de estigmas religiosos más intrigantes de la historia:


1) Padre Pío: Este ha sido uno de los más grandes místicos de nuestro tiempo. Sus estigmas aparecieron en septiembre de 1918, ocho años después de realizar su primera misa, convirtiéndose en el primer sacerdote estigmatizado en la historia de la iglesia.

Sus llagas quedaron abiertas y sangrantes por medio siglo, y llegaban a verlo multitudes de peregrinos de todo el mundo. En una oportunidad, el Padre Pío habló con Karol Wojtyla, un joven cura, y de un momento a otro el Padre Pío entró en un trance y le dijo: "vas a ser Papa, pero también veo sangre. Vas a ser Papa y veo sangre." Años más tarde su profecía se cumplía cuando Karol se convirtió en el apreciado Papa Juan Pablo II, y la segunda visión de sangre también se cumpló... cuando al Papa le dispararon a quemarropa en 1981.


 


2) Teresa Neumann: Esta mujer de origen alemán, a la edad de 21 años quedó casi paralítica después de caerse de una banquilla mientras se ocupaba de apagar un fuego en el granero de su tío. Luego de ser testigo de numerosas apariciones de Santa Teresa de Lisieux, sufrió sus primeros estigmas, pero no sólo presentaba las marcas, sino que además lloraba sangre. 

No comió por casi 40 años y además poseía dotes clarividentes y telepatía. Actualmente se estudia su beatificación.


3) Santa Rita de Casia: También conocida como la "Santa de lo Imposible" por sus increíbles respuestas a las oraciones, como también por los notables sucesos de su propia vida. 
Ella quería ser monja, pero por complacer a sus padres se casó. En todo su matrimonio sufrió mucho con su esposo, pero con la oración logró convertir el dolor en algo más llevadero, hasta que un día a su esposo lo emboscan y asesinan. Luego de un tiempo sus dos hijos que ya eran adolescentes, mueren de forma natural y en el año 1411 entró al convento y fue permitida quedarse. 

Lo curioso de su estigma es que éste emitía un olor fétido y esta herida nunca se infectó o causó alguna alteración en sus tejidos.


4) Marie Rose Ferron: Esta mujer originaria de Canadá, tuvo sus primeras visiones a los seis años, cuando fue testigo de la crucifixión de Cristo. "Él me miraba con tristeza en sus ojos", dijo un vez. Cuando estaba en su adolescencia, Rose fue atacada por una misteriosa parálisis que empeoraba con el tiempo hasta que estuvo completamente postrada en la cama. En 1927, las heridas de látigo aparecieron en sus brazos. Pronto, Rose también sufrió estigmas en sus manos, pies, costado y el contorno de una corona de espinas sobre su cabeza. 

Los estigmas nunca se fueron y Rose estaba en agonía perpetua. Siete años antes de que muriera, ella clamó a Jesús y le preguntó cuándo la llevaría a su casa y ella afirmaba que Jeús le respondía "en siete años". Era exactamente siete años después cuando murió a la edad de 33 años, la misma edad cuando Jesús murió en la cruz.


 


5) Cora Evans: Ella recibió sus estigmas en el año 1947. De acuerdo a su testimonio, sus visiones de Jesús comenzaron a los tres años. Mucho tiempo después, durante una de estas visitas, afirma que él le dio la posibilidad de elegir “ir a casa con él por toda la eternidad o aceptar el sufrimiento adicional para el bien del mundo”. Ella eligió la segunda opción y fue entonces cuando comenzaron a aparecer los estigmas en su cuerpo.



 

Por: La Lune Chik

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: