El caso de Roland Doe: el niño que inspiró la película 'El Exorcista'

Qué miedo...

Han pasado casi 50 años desde que la película "El Exorcista" llegó a la gran pantalla. A pesar del tiempo en que se estrenó, sigue siendo considerada una de las mejores películas del género terror en la historia.

Pero lo que pocos saben es que la película lanzada en 1973, estuvo inspirada en un caso real que tuvo lugar en Maryland, Estados Unidos. Según el diario británico Daily Mail todo comenzó en 1949, cuando un joven de 13 años conocido como Roland Doe (seudónimo utilizado para proteger su identidad) escuchó algunos ruidos en el sótano de su casa. Sin embargo, la familia pensó que el sonido podía ser producido por roedores.

Mientras buscaban de donde provenía, el niño dijo que una imagen de Jesús en la cruz (que estaba colgada en el cuarto de la abuela) se empezó a mover, como si estuvieran golpeando la pared desde el otro costado.

Once días después del extraño suceso falleció Harriet, una tía muy querida por Roland, con la que el niño jugaba muy seguido a la Ouija...

Según el diario británico The Mirror a partir de ese momento la familia comenzó a vivir supuestos hechos inexplicables: la cama del niño se movía sola violentamente a la medianoche, se escuchaban fuertes golpes desde el sótano, habían objetos suspendidos en el aire y un olor a excremento que se sentía por toda la casa.

Sus padres hicieron que Roland fuese evaluado en el hospital de la Universidad de Georgetown, pero los médicos le dieron el alta pocos días después, con un certificado de excelente salud. No obstante, la situación no mejoraba y en la escuela sus compañeros de clases declararon que el escritorio del niño empezó a moverse hacia el pasillo, chocando con otros objetos. La familia de Roland se vio obligada a retirarlo de la institución.

Al cabo de un pequeño tiempo, la familia invitó al pastor luterano llamado Lether Miles Schulze a pasar la noche en la casa. La experiencia fue tan aterradora que, a pesar de no creer en posesiones, sugirió de inmediato la intervención de un exorcista en el caso.

Según The Mirror, un sacerdote católica local fue enviado a la vivienda y Roland le gritó en latín "oh, sacerdos Christi tu scis me essediabolum". lo que significa "oh, sacerdota de Cristo, tú sabes que soy el diablo". La mayoría de quienes siguen el caso expresan que era el mismo diablo hablando, ya que el niño no sabía latín...

La Iglesia Católica suele regirse por una serie de procesos para estudiar una posible intervención, la mayoría de todos los casos son calificados como problemas médicos. Pero lo llamativo del caso de Roland Roe, es que la propia institución dictaminó que el niño estaba poseído y autorizó un exorcismo.

Con el permiso emitido desde Washington D.C se llevó a cabo el primer exorcismo dirigido por el padre Albert Hughes, sacerdote católico de Saint James Parish.

El diario The Mirror señala que los cortes y múltiples heridas autoinflingidas que sufrió el niño al estar poseído, se le sumaría la palabra "Louis". Esta palabra apareció extrañamente escrita en el pecho, a pesar de que siempre fue vigilado y nadie lo vio hacerlo, según su madre. No era la primera vez que esto ocurría, ABC indica que después del primer exorcismo, aparecieron las palabras "infierno" y "vete" en el cuerpo de Roland.

El niño fue trasladado al Alexian Brothers, un hospital psiquiátrico católico, donde fue intervenido por los sacerdotes Raymond Bishop y William Bowdern. Los detalles del exorcismo permanecieron en secreto, hasta que el escritor de National Geographic, Thomas Allen, encontró al padre Halloran, quien había ayudado en el exorcismo y fue el único dispuesto  a hablar.

Se supo que los exorcismos duraron 3 mees, siempre con Bishop y Bowdern encargados de la ceremonia y Walter sosteniendo al niño, quien en todas las ocasiones se resistió maldiciendo a los sacerdotes, gritando y hasta vomitándolos.

La sesión final se llevó a cabo cuando Roland fue sujetado por cinco personas y el padre Bowdern le dijo al supuesto espíritu: "¡Satanás! ¡Soy San Miguel! ¡Te ordeno que dejes este cuerpo ahora!". El cuerpo de Roland se habría relajado, y el niño sintió y exclamó con voz tranquila "se ha ido".

Este hecho fue portada en el reconocido diario de Washington Post. El caso llamó la atención de William Blatty, quien escribió "El Exorcista". Dos años más tarde saldría la película.


Por: Nathalia Ortiz

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: