Esta es la historia poca conocida de 'La Llorona'

Es necesario remontarnos hasta el siglo XVI para saber esta historia.

La tribu Nahua originaria de México que durante el siglo XVI se extendió por varios países de Centroamérica,  cuenta que durante el gobierno de Moctezuma una serie de catástrofes fueron interpretrados como señales que daban el fin de una era, todo esto antes de la llega de los españoles.

En total fueron ocho presagios funestos que golpearon la ciudad de los nahua, mexica. Sin embargo, la sexta señal logró trascender al tiempo y se anidó en el imaginario colectivo como una leyenda, parte de la riqueza de la tradición oral en el centro de México. Cuando llegaba las noches, los lamentos de una mujer llamaba la atención de la población. Ante esta situación, Moctezum, pidió a la población y en especial a los calpixques (encargados de cumplir las órdenes del Tlatoani) resolver el problema con la misteriosa presencia. La llamaban Chocacíhuatl, que significa mujer que llora, era la primera de todas las madres que murió al nacer.

Según Fray Bernardino de Sahagún tomó la leyenda de Chocacíhuatl en su obra Historia general de las cosas de Nueva España. Las Chocacihuatl andaban por el aire para luego aparecerse a los vivos.

La leyenda cuenta que estas mujeres solían aparecerse, especialmente a los viajeros y caminantes nocturnos, quienes escuchaban su lamento característico. Así mismo, fue relacionado con Cihuacóatl. Posiblemente, esta fue la primera versión que existió de la leyenda. La diosa madre indígena habría vagado anunciando en toda Tenochtitlán la llegada de una desgracia (conquista de los españoles). Así lo cita Muñoz Camargo en su libro “Historia de Tlaxcala”

“El sexto prodigio y señal fue que muchas veces y muchas noches, se oía una voz de mujer que a grandes voces lloraba y decía, anegándose con mucho llanto y grandes sollozos y suspiros: ¡Oh hijos míos! del todo nos vamos ya a perder… e otras veces decía: Oh hijos míos ¿a dónde os podré llevar y esconder…?”

Tras la conquista de México, los pobladores contaban la aparición del fantasma de una mujer vestida de blanco que recorría las calles de la Ciudad de México lanzando tristes alaridos, pasando por la Plaza Mayor, donde miraba hacia el oriente, y luego siguiendo hasta el lago de Texcoco, donde se desvanecía entre las sombras.

Por: Grecia Sotomayor Araujo

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: