Alimentos que no te nutren pero aún así los comes

Están en tu refrigeradora y seguramente en tu mesa.

Uno de los graves problemas es el agregado de diversos aditivos, porque los científicos ignoran aún qué consecuencias pueden traer su consumo por un largo período de tiempo.

Esta es una pequeña lista.

1. Pavo o jamón

El secreto está en leer sus ingredientes: la mayoría declara entre un 60% y un 80% de carne… ¿y el resto? Varias cosas y algunas, no muy recomendables, como fécula de papa o almidones y harinas de mala calidad. ¿Por qué se utilizan? Simplemente, porque son más baratos y así el costo del producto resulta mucho menor.

2. Embutidos 

los profesionales recomiendan evitar, en lo posible, todo tipo de chacinados. La OMS ha advertido, por ejemplo, que las carnes y los derivados cárnicos podrían ser cancerígenos.

Por supuesto, hay diferentes calidades de embutidos y no será igual un jamón de primera que otros más económicos. Por ejemplo, una mortadela de baja categoría se elabora normalmente con la peor carne de cerdo triturada, a la que se le agrega grasa (del tocino o el hígado), sales e innumerables aditivos, como aromatizantes, colorantes, fécula, sal, dextrosa e incluso leche en polvo.

3. Paté

Ampliamente utilizado, el pate es otro de los alimentos que habría que, por lo menos, limitar al máximo su consumo. Además del hígado de cerdo, el paté contiene una gran cantidad de féculas, utilizadas para homogeneizar y dar estabilidad a la mezcla entre carne y agua, así como tocino y carne magra. Además se agrega harina, proteínas de leche, estabilizantes y sal.

4. Los postres lácteos

Son caracterizados como “livianos” y “saludables”, aunque eso no es tan así. Los flanes y diversas cremas, así como los yogures naturales azucarados, entran en esta categoría.

Un yogur azucarado de 125 g contiene aproximadamente un 13% de azúcar, o sea, unos 15 gramos. Parece poco, pero si se considera que la OMS recomienda reducir al máximo el azúcar de la dieta y consumir como máximo de 20 a 25 gramos diarios, sería una cantidad muy elevada.

5. Conservas y salsas de tomate

Uno de los problemas con este producto es la elevada cantidad de azúcar que contiene: en un envase pequeño puede haber casi 10 cucharadas.

Por: Grecia Sotomayor Araujo

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: