Cuando una suegra conflictiva muestra intenciones para acabar con tu relación

¡No lo permitas!

Para qué negarlo, muchas veces las relaciones entre las suegras con sus nueras o yernos son fuente de conflictos, ¿no? Por más que pongamos de nuestra parte, es imposible si del otro lado no recibimos la misma colaboración, y lo menciono para cualquier tipo de relación que quisiéramos establecer. Existen suegras realmente conflictivas, capaces de acabar con tu relación, existiendo la “razón” detrás de que no eres suficiente para su hij@, tenía otr@ pretendiente para ella/él, no cumples sus expectativas o netamente por celos. Es muy importante que aprendas a reconocer a este tipo de suegra.... Si ya has puesto de tu parte y sigues teniendo problemas con tu pareja o pasando mal ratos e innecesarios por su culpa debes saber cómo actuar para no tener un mal final.

¿Cómo identificar a las suegras que se vuelven una pesadilla andante? Por ejemplo algunas madres defienden y protegen a sus hij@s porque consideran que nadie los merece, o porque piensan que se producirá un alejamiento por culpa de su yerno o nuera. Pero, ¿hasta qué punto podemos considerarlo “normal”? Tanto mujeres como hombres aguantan esa situación porque querer llevar una relación armónica con nuestra pareja y su familia, pero qué desgastante, ¿no?

Generalmente dan su opinión sin que nadie se la pida, y sobre todo cuando se trata de marcar algún error tuyo, desaprueban desde lo que cocinas hasta la manera en que educas a tus hij@s, te hace comparaciones odiosas e innecesarias y objeta todas las decisiones que tomes. Llegan de visita sin avisar, incluso cambian de lugar tus muebles, quiere dirigir la manera en que mantienes las casa, como lavar y planchar, critican tu físico y muchas veces hace comentarios sugerentes y desubicados... 

Lo primero que se debe hacer es poner un límite y tratar de poner un poco más de nuestra parte mediante el diálogo, o dándole un espacio para que tu pareja y tu suegra puedan compartir a manera de demostrar que no debe sentirse amenazada, pero tampoco debe y puede pasarte a llevar, también eres parte de la familia, quiera o no.

Si no mejora la situación empieza a marcar límites, ejemplo: Si tu suegra llega a tu casa sin avisar o dispone de tu casa sin consultarle a su hijo o a ti, dile: que te alegra su vista pero hubiese gustado que llamara antes, o que agradeces sus sugerencias pero que te gustaría que consulte con ustedes antes de realizar cualquier cambio en la casa. En muchos casos, la suegra hace oídos sordos a esos pedidos, entonces ahí es cuando debes hablar con tu pareja, ya que es él o ella quien debería poner un alto a la situación con su madre, mínimo, por respeto hacia tu persona. No permitas que tu pareja no haga nada para mejorar la situación, porque eso ¡no corresponde! Todos debemos ser tratados por igual, sin que desmerezcan nuestra presencia, más aún si eres la madre o el padre de sus nietos. Hay much@s que son “hijit@s de mamá” y no quieren contradecirla o porque quiere evitar que se moleste, o de paso piensan que son sólo celos propios de la relación entre suegra y yernos o nueras, pero ojo, esto no tendría porqué estar normalizado, ya que no se trata de una exageración.

También es común que los hijos son víctimas de chantajes por parte de sus madres, pues suelen usar la victimización para conseguir la atención de sus hij@s.

Sabemos que es difícil, pero lo más recomendable es mantener la calma, no darle el poder para que te haga explotar de nervios y pierdas el control. Trata de ignorarla en el momento, ve a tu casa o a otro lugar para tranquilizarte, que tus emociones no te traicionen y puedas pensar en forma más fría la manera de confrontarla. Evita entrar en la mala educación y en la falta de respeto para que puedas dirigirte a ella con seguridad afirmando tu postura y exigiendo respeto. ¡Ánimo!

Por: Nathalia Ortiz

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: