Qué hacer si dependes emocionalmente de tú pareja, según la ciencia

Hay quienes se ven esclavizados por sus relaciones de pareja.

Esto se debe a una carencia emocional o falta de cariño en la niñez por parte de las personas más significativas: papás, hermanos, tíos, abuelos, o la persona más cercana para el niño.

Lo anterior suele presentarse en familias donde uno o ambos padres trabajaban mucho y se mostraron distantes aun estando en casa; hogares donde ya sea el padre, la madre o el tutor cree que cumple con su labor al llenar al niño de juguetes. Incluso sucede también desde el otro extremo, con padres o tutores sobreprotectores, donde hay exceso de atención o protección pero pocas expresiones de afecto.

1. Busca ayuda profesional

El primer paso es estar consciente de que tienes un problema. Quizás hasta ahora tus relaciones de pareja no han funcionado, pero por otro lado no soportas la soltería. Recuerda que sólo tú eres responsable de ti mismo/a, así que comienza a hacerte cargo de ti buscando ayuda psicológica. El psicoterapeuta te ayudará a atender esas necesidades emocionales incompletas.

2. Termina esa relación que te hace daño

Tienes dos opciones: continuar sufriendo por amor o recomponer el camino retomando las bases: trabajar en tu autoestima como tu proyecto más importante, sanar las heridas del pasado y encontrar el bienestar que mereces.

Probablemente suene fácil, pero se trata de un proceso en el que tienes que ir paso a paso; solo de esa manera tus relaciones futuras serán diferentes. Pero todo comienza con una decisión.

3. Aprende a estar solo o sola

Aparta un tiempo para estar a solas contigo mismo, realizando actividades como ir a un café, a un restaurante, al cine, etc. Aprende a disfrutar de la soledad ocasional. Ten una cita con la mejor compañía, contigo mismo. Las demás sólo están de paso.

Además, reconoce tus recursos para encontrar soluciones a los problemas cotidianos. Confía en tu criterio.

4. Escríbete una carta de reconciliación

Esta es una actividad simbólica en la que haces un recuento de lo que has pasado en tus relaciones anteriores y no deseas volver a pasar, porque has tomado la decisión de dejarlo atrás y empezar de nuevo.

Es importante que incluyas en la carta que te perdonas por las malas decisiones que te han lastimado. Haz un compromiso contigo en el que tu bienestar será tu prioridad de ahora en adelante y te protegerás de todo aquello que pueda lastimarte. Por último, una vez que termines la carta, léela en voz alta y guárdala para que accedas a ella en los momentos de flaqueza y recuerdes tu compromiso contigo.

Por: Grecia Sotomayor Araujo

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 07-01-2019

Comentarios: