La Teta Asustada - ESTRENO HOY

La Teta Asustada - ESTRENO HOY



Es difícil entrar en la hermética desazón existencial de Fausta/Magaly Solier. Claudia Llosa, como en "Madeinusa" se toma su tiempo para susurrar su historia, plácida y sin aspavientos, despacio y con buena letra. Confieso que en el primer acto me costaba discernir si el compungido rostro de dolor y amargura intravenosa de la muy convincente protagonista era causado por una tortícolis aguda, por una piedra en el zapato o por un bagaje emocional trágico y extremadamente violento. Al final resulta ser lo tercero, claro. Y hay que reconocer que Llosa deshoja la margarita con elegancia, mimando con infinito amor a su protagonista, dejándola todo el tiempo del mundo para hacerse como personaje y revelar el verdadero rostro de su pesar.

Al final "La teta asustada" es mucho más que una película sobre la reconciliación con uno mismo, sobre la sanación de un trauma terrorífico en la persona de una hija del caos y la barbarie del Perú tenebroso del terrorismo y los paramilitares. Pero en realidad de lo que Llosa está hablando es de la mutación a cámara lenta de una nación, de su difícil reconciliación con el pasado, de la imposibilidad de superar el umbral de la tragedia histórica para amanecer en un horizonte de regeneración y reencuentro con la dignidad nacional. Y su película es como un juego de muñecas rusas que se abre y se reabre sucesivamente minando la moral del espectador impaciente, con cierta querencia por la inopia y el estancamiento, pero con un alarde de sensibilidad fílmica que denuncia que en la directora peruana hay artista para mucho rato.

Entre el ruido accesorio de un costumbrismo complementario y la tormenta emocional que estalla silenciosa en la cabeza de la desdichada Fausta transcurre con parsimonia y entre borbotones de verdad esta introspección en la naturaleza misma del trauma en carne viva a la que, quizá, el Oso de Oro de la Berlinale (un Festival cada año más y más irreconocible) le viene un poco grande. Con todo Llosa es una directora extraordinariamente atenta al ruido silencioso de los sentimientos reprimidos y una contadora de historias sensible con formidable tacto para fotografiar, siquiera en instantáneas fugaces, el alma humana.








Por: 0 0

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 22-09-2017

Comentarios: