Acrosticos de Primavera: Algunos poemas a la estación más colorida del año

Mes de setiembre, mes de la primavera

Primavera

La primavera es considerada una de las temporadas más alegres del año. En ella, el sol muestra sus primeros rayos iluminando todo a su paso, llenando de color hasta el más gris de los rincones, haciendo renacer a las alicaídas florecillas y generando en la gente sentimientos de amistad, cariño y amor.

Es por eso que decidimos hacerle un pequeño homenaje a esta temporada que, si bien aun no llega por completo, ya deja sentir los primeros indicios de que su presencia está muy cerca.

Acróstico de Primavera

Paso el frío invierno, ya se aleja.

Rosas, azucenas y jazmines,

Inundan de aroma los jardines.

Mariposas de muchos colores.

Árboles, las plantas y las flores

Verdes brotes en todas sus ramas.

Estación por todos esperada.

Renueva ilusión y fantasía,

Amor de juventud y alegrías.

 

Poemas de primavera

'Llegaste Primavera'

Entres sombras de invierno,

llegaste primavera,

y hasta el aire se convirtió

en rosa bella.

 

Cuando amaneces primavera,

después de un largo invierno,

llegas oliendo a rosas,

y en el aire tu risa se pasea.

 

Este amor sabe a primavera,

sus besos me imnotizan,

y en su piel hay jazmines

en roscados.

 

Y soy feliz, me siento libre,

como la primavera,

que no se queda en un jardín,

pues hasta el mar llega.

 

'Alegre Primavera'

Aquí viene la primavera,

con vestido de mil colores,

cuando llegue a tu vera,

recíbela con honores.

 

El bosque y las praderas,

lucen verde color,

y el silbido de las ramas,

acompañan al ruiseñor.

 

Los árboles se adornan,

de frutos y de capullos,

y los miran con orgullo,

quién es más llamativo.

 

Los animales se enamoran,

las madres ya no lloran,

es el tiempo del amor,

y de mucha emoción.

 

Todos se visten de fiesta,

para buscar éste a ésta,

allí van los cazadores,

a pescar otros amores.

 

Entre bailes y sudores,

se calientan los corazones,

explotan los ardores,

y se renuevan los fervores.

 

Es una noche de primavera,

la luna es complaciente,

las estrellas sonrientes,

y allí en los senderos,

 

entre besos y calores,

sus cuerpos consumieron,

el amor que los quemaba,

hasta la madrugada.

Por: Marcia Estela Benavente Infante

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 24-09-2017

Comentarios: