Oración del día martes y pedir que nuestro Dios siempre nos acompañe

Es un nuevo día para agradecer por cada cosa que él ofrece sin distinción.

Pidamos para que nuestro martes sea mejor que el día anterior para realizar nuestras actividades con la ayuda del Señor.

Jeremías 29:11 Porque sé muy bien los planes que tengo para ustedes afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

Padre, mi corazón no puede con tanta gratitud al ver tu infinita generosidad, que se la das a todos tus hijos sin distinción alguna. Porque siempre estás llenándome de detalles, por no dejar que me caiga y por haberme demostrado de muchas maneras que siempre has estado a mi lado pase lo que pase.

No sé cómo darte las gracias por darme la existencia, porque en cada amanecer y anochecer me das miles de oportunidades para ser mejor cada día y para pensar en ti. Aunque me cueste admitirlo y a veces no lo entienda, te estaré agradecido siempre por las dificultades que me toca pasar porque sé que tú me quieres como una buena persona y solo lo cumplirás con este tipo de pruebas.

Esta vez te pido ayuda, por tu gran misericordia vengas a mi pedido y me enseñes a ser un hombre ejemplar, para ser reflejo vivo para aquellos que quieren verte. A pesar de que en estos momentos no la esté pasando muy bien, al igual como muchos de mis hermanos, dame de tu apoyo y resguardarme siempre porque quiero estar contigo y permanecer por siempre en ti.

No permitas que los problemas y las interrogantes invadan mi mente por qué ya no sé qué hacer, me siento abrumado. He dejado la puerta abierta para que, entre la desesperación a mi vida, no estoy en la capacidad de decidir a mi manera.

Ya no tengo una visión clara de las soluciones, no encuentro las llaves que abran los candados que llevo en mi corazón. Con lo poco que ahora tengo, quiero confiar en ti, mi Señor. He acudido a ti para que me escuches, porque en los peores momentos de mi vida, solo tú podrás salvarme, tú me sostendrás con tu amor para liberarme de la tormenta.

oracion_del_dia_martes

Reconozco que soy optimista, siempre veo el lado positivo a todos los malos momentos que pasan. Pero estoy en una etapa donde siento que todo se ha acumulado, siento presión por todos lados, en mi hogar, en mi trabajo, problemas económicos, enfermedades y decepciones que me han llenado de ansiedad y mi corazón está con muchas heridas.

Te pido con toda devoción, que me des la cura que mi alma necesita, este malestar me desespera, no me deja cumplir con mis actividades diarias. Protégeme con tu amor bendito, dame la oportunidad de poder hacer una pausa, encontrar la calma y mantener la serenidad en medio de esta tempestad.

Señor, sana mi corazón, alivia mi alma y hazme una persona fuerte. Permíteme tener sensibilidad ante el dolor propio y ajeno. Dame la capacidad de soltar sin miedo lo que puede venir más adelante, quiero tener la seguridad de que contigo solo hay victoria y felicidad.

Sé muy bien que todo pasa, nada es eterno, menos los problemas o la gloria del mundo. Quiero sentir en mi corazón, quiero que esa fe este viva en mí, quiero volver a tener la seguridad de solo tú eres eterno. No me abandones, dame tu mano, en ti encuentro refugio, la paz que necesito para seguir mi camino y sentir orgullo de ser tu amado hijo.

Ayúdame Señor a que exista una relación entre lo que profeso, comparto con todo lo que hago en el día. Con mucha más razón ahora, cuando los obstáculos parecer ser más grandes que yo, que mi alma no deje de florecer por la tormenta que llega, ni que el fuego de mi ser se apague por más viento que sople en mi vida.

Suelo pensar demasiado y no comprender lo que me está pasando, pero hoy te ruego que alejes todo ello de mi porque es el mismo miedo que no me deja avanzar. Bota todo el dolor y enséñame a cargar mi cruz con tranquilidad y con la esperanza de que las cosas mejorarán y como dice en tu santa Palabra, hay bajo el solo un tiempo para todo y un momento para cada cosa.

Te ofrezco todo para que lo conviertas en bendición, por medio de tu gracia, yo entenderé y aceptaré que todo lo que permites es un peldaño más para tu voluntad se haga en mí. A pesar de todo lo que me pase, no dejo de amarte ni de ser agradecido contigo, Señor.

Que nada me espante, en ti está puesta mi esperanza para no tener que caer otra vez, te lo pido en nombre de Jesús para que mi martes sea mejor que ayer.

Amén.

Por: Daniela Odar

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 19-06-2019

Comentarios: