Oración para un jueves bendecido por nuestro Creador

Nunca nos olvidemos que al despertar al único al que debemos darle las gracias es a nuestro Señor.

Hoy, jueves, al igual que los demás días debemos dedicarle un momento de nuestro valioso por más pequeño que sea para agradecerle a nuestro Padre celestial. 

1 Corintios 2:13 Esto es precisamente de lo que hablamos, no con las palabras que enseña la sabiduría humana sino con las que enseña el Espíritu, de modo que expresamos verdades espirituales en términos espirituales.

Tú, Señor que das paz, quiero acercarme a ti para elevar mi humilde plegaria. Te agradezco por ser mi amigo, por ser quien cuida mis pasos, me escucha en todo momento y sabe todo lo que me pasa y es el protector de mi familia. Si es tu voluntad dame un día más de vida para seguir cumpliendo mis metas, tomado de tu mano.

Padre que estás en los cielos, mi alma se llena de júbilo al ver tu grandeza, siempre me das todo lo que necesito y más. Me colmas de tus sagradas bendiciones y me permites llegar hasta este momento para hablar contigo porque solo en ti encuentro esa paz que me hace sentir que no todo está perdido y hay una solución.

Haces que siempre llegue con bien a mi hogar, permites que tenga a toda mi familia unida bajo un mismo techo y podamos compartir momentos agradables por más que no haya ido pésimo en nuestro trabajo, estudio o en la calle, te agradezco por haberlos traído de regreso con bien hasta aquí, tu sagrada protección siempre estará con nosotros, mi Señor.

Te agradezco porque nos provees de todo lo que necesitamos todos los días y no nos falte nada, por darnos el pan de cada día, por hacer que los niños vayan a descansar a su cama con ropa limpia y con sus estómagos llenos. Me siento tan dichoso de tener la fortuna de poder sustentar a mi familia.

oracion-del-dia-jueves

Dios de mi vida, durante todo el día he sentido tu espíritu velando por mí, porque he escuchado y he sentido los susurros de tu espíritu, porque me has mantenido firme de tu mano y nunca me has soltado. A pesar de las pruebas que me has puesto no he caído y sigo de pie alabándote porque tú colocas cada obstáculo para ver hasta dónde llego y no me rendiré fácilmente porque tengo mucha fe en ti.

Sé muy bien que estás a mi lado y por eso te pido que nunca te alejes de mí, que me protejas con tu manto y me cuides del peligro de este mundo. Que nunca me afecte el mal y aquellos que quieren hacerme daño no lo logren, te pido que al finalizar el día me cubras con tu gran amor.

Padre cuando elijo andar por mi propia fe sé que me pierdo lo mejor de ti. Pero declaro que hoy empieza un nuevo tiempo porque he decidido seguirte y no perderme. La frustración, el fracaso y el enojo han quedado en el pasado. Estaré en el camino de éxito y prosperidad que me llevará a las cosas buenas que has creado para nosotros. Si alguien quiere hacerme daño, deberá apartarse de mi dirección porque voy acompañado de ti y porque soy tuyo, mi Señor.

Te pido con mucha fe, que al terminar el día derrames tus bendiciones sobre mi amada familia, que tengan el descanso y tranquilidad que necesitan, permite que sus cuerpos descansen y recuperen sus energías para que despierten renovados y lo den todo en sus puestos laborales.

Concédeme el conocimiento necesario para darme cuenta de mis errores, reconocerlos y arrepentirme de ellos. Lléname de sabiduría para actuar de manera coherente a mis pensamientos y a mi amor por ti, mi Señor. No permitas que lastime a otras personas y que nunca te falte a ti.

Al caer la noche dame la oportunidad de que mi cuerpo repose y tenga el descanso que tanta falta le hace, has que los pensamientos negativos escapen de mi mente, deshazlos y no permitas que vuelva a recaer en ellos y pueda tener un sueño placentero. Has que despierte con nuevas ideas y metas para mi vida. Quédate siempre a mi lado, Señor.

Te lo pido en nombre de Jesús para tener un jueves lleno de energía. 

Amén.

Por: Daniela Odar

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 19-06-2019

Comentarios: