Wall-E: Después de ver este detalle, el robot ya no te parecerá tan adorable

El “adorable” personaje ha tenido que canibalizar partes de otros robots iguales

Wall-E es una de las películas animadas de Disney y Pixar que sin duda nos conquistó tanto al público general como a la crítica, ya que ha sido galardonada con premios como el Oscar, los Globos de Oro y los BAFTA como Mejor Película Animada.

A todos nos parece en un principio que Wall-E es un robotito adorable y simpático, pero si hemos visto la película varias veces, nos iremos dando cuenta de que, en realidad, no lo es tanto y esto lo podemos comprobar en el inicio.

Durante la parte introductoria de la película, se nos aclara una situación: en algún momento, la Tierra estuvo abarrotada de Wall-Es que se encargaban de la limpieza y la recolección de basura, pero, eventualmente, cada una de estas unidades ha tenido que descomponerse y dejar de funcionar.

El único que quedó todavía “con vida” fue el Wall-E que protagoniza el filme. Y aquí viene la parte no tan agradable de la que quizás no te querías enterar o darte cuenta. Como se aprecia en el video, a partir del minuto 3, Wall-E llega a donde podría llamársele un ‘cementerio de Wall-Es’. Ahí se observa varios de ellos ya averiados y Wall-E llega como ave de carroña a apoderarse de sus partes.

Es un poco perturbador ver a Wall-E como si estuviera en un centro comercial probándose ropa. ¿O no te diste cuenta la forma en la que comparaba sus tractores oruga con los de otro Wall-E desactivado? Además, en su guarida, Wall-E tiene partes de reemplazo tal y como se lo enseña a EVE. Finalmente, un pensamiento no menos alentador: ¿desde hace cuánto tiempo que Wall-E no es otra cosa que una amalgama de partes usadas?

Por: Jaime Eaerle Córdova

Compartir en Facebook
Compartir en Linkedin
Compartir en Twitter
Publicado: 29-04-2019

Comentarios: